Archivo de la categoría: Extranjerismos

“El español está completamente anglizado”

Extracto de la entrevista realizada por Silvina Friera al escritor Fernando Vallejo.

–Otra preocupación que recorre sus libros es el mal uso del idioma. ¿Qué elementos lo llevan a afirmar que el español está muerto?
–El español está completamente anglizado. No es la primera vez que la lengua española recibe la influencia de otro idioma; en el siglo XIX con la Revolución Francesa hubo un afrancesamiento en la cultura española. Pero era menor al lado de lo que está pasando ahora. Por los medios de comunicación, el inglés se está convirtiendo en una lengua universal. Y absorbió a la lengua española en un grado que no nos imaginamos. Podría escribirte un diccionario de anglicismos o un tratado de anglización de la lengua española. El español ha ido perdiendo el sentido de propiedad de las palabras y está cambiando a una velocidad vertiginosa imposible de absorber. Todos los idiomas han cambiado, pero con lentitud. Algunos un poco menos lentamente que otros. El italiano cambió lentamente; Petrarca, Boccaccio y Dante son todavía legibles para el italiano. El inglés cambió a más velocidad porque Shakespeare casi no es legible en su lengua original. El español ha cambiado menos que el inglés, pero un poco más que el italiano. En las últimas décadas el cambio ha sido vertiginoso y el español se está anglizando de una forma que nadie alcanza a detectar. Yo tengo un punto de comparación porque he visto cambiar el español, no sólo la lengua española en general, sino el idioma hablado en Colombia, en mi región de Antioquia, en el curso de mi vida, hasta volverse casi incomprensible. El colombiano que yo hablé en mi niñez se ha vuelto una especie de protoespañol, desapareció. Los viejos van aprendiendo el idioma de los jóvenes porque el idioma se contagia como la gripe.

–¿De qué palabras o frases se contagió?
–Hay miles, por ejemplo “de alguna manera”. ¡Eso es una estupidez! Todo es de alguna manera. No hay nada que no sea de una manera. La anglización llega a las interjecciones, a la puntuación. Cómo vas a escribir en un mail “querido Pablo, (coma)”. En español escribíamos, “querido Pablo: (dos puntos)”; la coma nos viene del inglés y del francés. Cómo vamos a decir “guau”, la exclamación inglesa, como si fuéramos perros. En Colombia diríamos “uy”; en México, “híjole”; en cada zona del idioma tenemos una forma de interjección, de exclamación. ¡Hasta las exclamaciones están anglizadas! El verbo “involucrar” se usaba en un delito, pero cómo vas a decir que estás “involucrada en una obra de caridad”. Porque se está traduciendo del inglés “implicarse” como “involucrarse”. Es una anglización sutil. El inglés tomó todas las palabras del latín, pero las ha usado la mayoría de las veces con un significado distinto a como las hemos usado nosotros. Es asombroso cómo estamos mandando al demonio más de mil años de tradición de la lengua española.

–¿Usted estaría de acuerdo con la contaminación de las lenguas o le parece que esa contaminación se pasó de la raya?
–No cuestiono la contaminación porque es imparable. A mí no me importa que el común de la gente hable mal; que los políticos, los burócratas y los locutores de fútbol hablen mal. No me importa. Pero que sean los escritores que escriban tan mal, sí me importa. ¡Pero allá ellos, que escriban como puedan! Yo escribo como me da la gana a mí.

Enlace permanente a la entrevista.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 3er. Año, Extranjerismos